Nuevas profesiones | El bosque digital transformación digital
1131
post-template-default,single,single-post,postid-1131,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Nuevo entorno, nuevas profesiones

Nuevas profesiones El bosque digital

Nuevo entorno, nuevas profesiones

El reto del lifelong learning

El nuevo entorno digital nos reta diariamente a desarrollar nuevas habilidades y capacidades profesionales que van transformando nuestros puestos de trabajo. Sólo mirando 5 años atrás vemos cómo han evolucionado los puestos de trabajo en base a los nuevos “skills” que demanda el mercado laboral. Muchos de los nuevos perfiles buscados por las empresas todavía están en fase embrionaria. En cualquiera de los casos, además de capacidades o habilidades digitales, las empresas demandan perfiles híbridos; que sepan planificar y ejecutar; trabajar en equipo y en un entorno muy internacional.

 

Las características solicitadas a los candidatos pueden variar en función de si la empresa es de “base tecnológica” o nativa, o bien si se trata de una empresa “tradicional” en pleno proceso de transformación digital. Así, por ejemplo, en empresas startup del entorno digital, pueden encajar más perfiles como un Growth Hacker, o bien un Product Owner. En el caso del Growth Hacker, por ser un perfil ideal para buscar “atajos” o alternativas de bajo coste para alcanzar de forma rápida objetivos de notoriedad, o bien volumen de usuarios, impactos o ingresos para la empresa. Por lo que el Growth Hacker debe saber combinar el pensamiento analítico, con fuertes dosis de creatividad, además del dominio de herramientas propias del marketing digital.

 

Si nos detenemos el perfil del Product Ower también veremos características comunes con el Growth Hacker: la agilidad y su perfil híbrido. El Product Owner encaja perfectamente en proyectos de emprendedores. Podría ser uno de los futuros usuarios del sistema, alguien de marketing o bien un Product Manager. En cualquier caso, será el encargado de saber qué quieren los usuarios del sistema en desarrollo. Tendrá que trabajar sobre cuál sería la definición del mínimo producto viable y ver el producto desde la estrategia a sus funcionalidades, traduciendo estas claves al equipo técnico.

 

En definitiva, empresas de perfil startup podrían buscar más este tipo de perfiles híbridos, flexibles, especializados en diferentes disciplinas digitales de vanguardia, con el objetivo de posicionar rápidamente su marca en el entorno on line. En este caso, también encajarían expertos en marketing de buscadores (SEO/SEM); Social Media Manager o bien Content Manager.

 

En empresas más tradicionales y estructuras más grandes, se buscan candidatos muy alineados a los objetivos, que aporten experiencia y valor a la idea de negocio. También aquí han evolucionado los puestos como el del Key Account hacia el KAM e-commerce, quien precisa establecer relaciones comerciales a largo plazo con clientes estratégicos de los canales digitales como podría ser Amazon. Si a alguien le gustan las ventas, parece que por aquí esté yendo el futuro.

 

Otros puestos muy relacionados con el gran manejo de los datos de una empresa serían el Omnichanel Business Analyst; el CRM Manager o el Business Data Analyst, profesiones ligadas a la gestión de los datos para mayor conocimiento del comportamiento del consumidor, fidelización o seguridad on line del negocio.

 

Para estos puestos de relativa reciente creación, se exigen responsabilidades y probablemente experiencia, pero ¿cómo tener experiencia y perspectiva suficiente si son relativamente recientes? Lo que se busca en los candidatos son unos skills básicos asociados al puesto y proponerle un plan de desarrollo y crecimiento profesional. Lo que nos lleva al verdadero reto profesional que nos plantea el proceso de transformación digital en el que estamos inmersos: Renovar constantemente nuestras habilidades, capacidades profesionales y seguir formándonos. Este es el nuevo status quo que finalmente impregna la cultura de las organizaciones y hemos de ser conscientes los profesionales.