La impresión en 3D | El bosque digital transformación digital
1159
post-template-default,single,single-post,postid-1159,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Impresión en 3D

Impresión en 3D

La fabricación sin límites.

Actualmente nos encontramos inmersos en numerosas revoluciones tecnológicas a la vez catalogadas como “la cuarta revolución industrial”. Una de ellas está suponiendo un verdadero salto cualitativo en la forma de fabricar y conlleva un gran potencial para el sector industrial: la impresión en 3D.

 

Durante los últimos años, son innumerables las compañías que se encuentran inmersas en el desarrollo de este modelo de fabricación, también llamado “fabricación aditiva”. 

 

Las impresoras 3D pueden irrumpir en nuestras vidas cambiando hábitos y procesos tanto en el ámbito doméstico como en el industrial.

 

En este último, son muchos que ven numerosas ventajas en esta tecnología y este nuevo modelo de fabricación está en pleno desarrollo. Entre ellos, el sector de la medicina, la aeronáutica, la automoción, la educación o la arquitectura.

 

Además, las impresoras 3D ofrecen a los desarrolladores de producto la capacidad para imprimir partes, por lo que aporta soluciones muy eficaces en la fabricación de piezas para la reparación y mantenimiento.

 

Entre las ventajas competitivas que la impresión en 3D aporta a los procesos de fabricación podríamos nombrar el ahorro de costes; agilizar el proceso de producción ofreciendo una respuesta rápida al mercado y a una tendencia muy demandada como es la producción personalizada y a medida.

 

Igualmente, es ideal para la producción de prototipos de producto y productos finales en una amplia variedad de materiales como las poliamidas, resinas, cerámicas, metales… 

  

Pero las ventajas no sólo se pueden enumerar a nivel de rentabilidades empresariales, sino que también puede aportar grandes soluciones para la calidad de vida de las personas, la salud y la preservación del medio ambiente. En este sentido, en el ámbito de la medicina el uso de impresoras 3D apunta muy alto apostando a que la impresión en 3D de órganos sea una solución que mitigue la escasez de órganos para trasplantes.

 

El proceso parece de ciencia ficción, pero las impresoras 3D imprimen en vez de tinta células hasta conseguir una estructura tridimensional con tejidos que provienen del propio paciente que pueden ser implantados nuevamente.

 

En cuanto a la impresión de viviendas, entre los principales objetivos de la fabricación en 3D está el de construir de forma más eficiente, menos contaminante y más respetuosa con el medio ambiente, abaratando costos como el transporte y generando menos residuos a través de materiales biodegradables.  

 

Si pensamos en alguna aplicación para el ámbito doméstico, las impresoras 3D también están llamando a la puerta de nuestros hogares a través del sector de la alimentación.

 

Como si de una película futurista se tratase, cabe la posibilidad de que las impresoras pasasen a ocupar un sitio más en nuestras cocinas.

 

Utilizando el mismo concepto de fabricar objetos en tres dimensiones mediante la superposición de capas sucesivas de materia, la industria de la alimentación se inspira superponiendo capas de ingredientes frescos en forma de puré. De esta manera nuestras formas de cocinar y alimentarnos se verían alteradas, introduciendo la variable de la creatividad elevada a la máxima potencia tanto en las formas como en la composición de los “platos” resultantes.

 

En definitiva, esta tecnología podría aportar grandes soluciones para la humanidad mediante la creación de nuevos productos, procesos o servicios con el único límite de la imaginación.

 

Pero algo que nos gusta mucho en El Bosque Digital es que además de revolucionar los procesos de fabricación, podría hacerlos más eficientes y sostenibles.

 

Un mundo mejor se avecina gracias a las impresiones en 3D.